La vez que entrevisté a R2D2

Kenny Baker nació y pasó los primeros años de su vida en Birmingham, Inglaterra, hasta que a los 16 años sintió el llamado de la actuación y dejó la escuela.

Su labor como artista de espectáculos para gente pequeña lo llevó a conocer a la Reina de Inglaterra en persona y más tarde, a personificar al entrañable robot R2D2 en la trilogía de George Lucas, La Guerra de las Galaxias, El Imperio Contraataca y El Regreso del Jedi, así como en el Episodio 1: La Amenaza Fantasma.

Kenny estuvo de visita en México junto con Jeremy Bulloch, actor que interpreta a Boba Fett en la misma saga y Warwick Davis, quien dio vida al E-Wock Wicket.

Pudimos platicar en exclusiva con él, donde nos platica lo difícil que era permanecer en el interior del disfraz de R2D2 y cómo en la actualidad se mantiene de vender autógrafos en las convenciones de fans. Cada una de sus firmas se cotiza en 15 dólares.

¿Es la primera vez que viene a México?

Si, es la primera vez, pero la ciudad parece amigable. El clima es muy parecido al de Manchester.

¿Le gustó la recepción de los fans?

No me imaginaba que la película de George Lucas causara tanto furor aquí, aunque sé que Anthony Daniels (intérprete de C3PO) ya había venido y armó una gran fiesta con los seguidores.

Star Wars ha cambiado la vida de muchas personas, ¿cambió la suya?

No sé qué decirte… llevo en el mundo del espectáculo desde 1950. Era mi vida antes de Star Wars y seguí siendo actor después de aparecer en las películas. Hice mucho cine en París, en estos días iré para allá a hacer otra película. Incluso fui actor de cabaret al mismo tiempo que estaba trabajando en Star Wars, pero definitivamente me ayudó mucho económicamente y en el sentido que mi fama se incrementó. Aún así, hice otras películas de renombre, como Amadeus.

¿Sintió celos de R2D2, en el sentido de que literalmente ocultaba a Kenny Baker?

Al principio, la productora seguía una política de no revelar quién era el actor dentro del robot. Así que me parece justo y halagador que hoy pueda acudir a convenciones como esta y recibir el reconocimiento de los fanáticos por haber interpretado a R2D2.

¿Le sucedió como a Bela Lugosi, que se hizo sepultar con su capa de vampiro?

No, no, no… estuve dentro de un robot, pero no por eso me quiero convertir en uno. Jamás volví a ponerme ese traje después de hacer esa película. Después de rodarla, viajé a España y trabajé tanto ahí como lo hice en Inglaterra y nunca nadie se acordó que yo era R2 hasta que, en 1995, comencé a asistir a convenciones de fans. Hoy sólo trabajo en un espectáculo navideño y dejé para siempre el cabaret.

¿Sabe qué fue del traje de R2D2?

Es el mismo robot desde la primera película hasta el Episodio II y es propiedad de George Lucas.

¿Le enorgullece pertenecer a una mitología que algunos consideran una religión?

Claro, Star Wars es el fenómeno cinematográfico más importante en la ciencia ficción, además de Viaje a las Estrellas. Se han hecho cientos de películas similares, pero tarde o temprano caen en el olvido, porque jamás se podrá superar lo que George Lucas construyó como un universo.

¿Cree en la vida extraterrestre?

¡Claro! ¡Quién sabe! Como seres humanos está más allá de nuestro entendimiento todo lo que existe en el universo. Pienso que hay muchos planetas que nos falta por descubrir y en ese sentido, nada nos asegura que estén desiertos.

(La entrevista fue publicada en 2001 en la revista Rock Stage. Kenny Baker falleció el 13 de agosto de 2016, a los 81 años)

Editor de Playboy y Open, autor de varias novelas y libros de cuentos. Comediante de stand up y bebedor ortodoxo de café y cerveza: sin azúcar, crema ni limón.

Editor de Playboy y Open, autor de varias novelas y libros de cuentos. Comediante de stand up y bebedor ortodoxo de café y cerveza: sin azúcar, crema ni limón.